20 may. 2012

Bloopers

Tengo un problema, y es que aunque sea mujer no puedo hacer dos cosas a la vez. O mejor dicho, no sé hacer una cosa si antes no he terminado la otra. Como todos sabéis se acercan los exámenes finales. Me encantaría centrarme en ellos pero no puedo... Tengo dos trabajos tochos que entregar, y serían tres pero mis compis de grupo me lo perdonan porque me estoy chupando yo las prácticas de evaluación laboral que me importa una puta mierda así que de aquel se encargan ellas.

Este fin de semana tenía pensado hacer tres cosas, la introducción del comentario de un artículo científico sobre el trastorno específico del lenguaje, otro comentario sobre dos artículos de personalidad y una "entrevista" a mi padre sobre exigencias en su trabajo. Ilusa de mi. Esta tarde reduje a dos la tarea, y ahora lo reduzco a una que haré mañana. Soy un puto desastre. No sé cómo pasa el tiempo tan rápido y cómo puedo perderlo tan fácilmente. Y me da rabia, porque este día podría haberlo aprovechado para estudiar alguna materia que tengo atravesada, pero sé que no hubiese podido porque pensaría: "primero tengo que terminar lo otro" y no termino lo otro, así que tampoco estudio.

14 may. 2012

Taking control

Era algo que ya sabíamos, algo que iba a pasar tarde o temprano. Muchísimos años que se enfriaron en meses y nos prepararon para lo peor. Y lo hiciste, hiciste lo que yo no pude y no me atreví a hacer. Te lo agradezco. Ha sido raro, y me siento rara... pero es lo mejor. Ahora toca cerrar esta etapa, ser Mrs. Brightside y seguir con nuestras vidas. Que te vaya bonito.

 



13 may. 2012

¡Dejadme en paz!

- Pero ¿qué pasa? ¿Y ese tono?
- A mi nada... el tono lo has puesto tú
- Ah, pensé que estabas de mal humor
-Y lo estoy
- ¿Entonces?
- Qué....
- Eres gilipollas
- ¿Ahora la que está de mal humor eres tú o qué?
- ¡Déjame en paz!


Empecé a escribir esta entrada el viernes y me quedé en blanco. Al principio era por una cosa, luego ha sido por otra... y ahora tengo mil de las que hablar y que me hacen sentir mal. En realidad ha habido un desencadenante que me ha frustrado y ya con ese sentimiento, cada detalle absurdo me molestaba. Y me molesta.

6 may. 2012

Sueños

- Pero ¿sueños de ilusiones o de dormir?
- Las dos cosas
- Joder, mira que eres pesada... no puedes hablar de una cosa ¿no? Las dos
- Pues sí ¿qué pasa?


Todo esto viene porque como ya todos sabréis House M.D. termina esta octava temporada. Se me salió una lágrima con el último episodio, aún no me creo lo que le está pasando a Wilson. A ver cómo será el último capítulo... espero que sea un gran final porque la serie lo merece. Sí es cierto que ha ido perdiendo calidad (en mi opinión) pero eso no puede puede hacernos olvidar su grandeza. Yo siempre la voy a recordar como mi serie favorita. Pero ya escribiré una entrada bonita y profunda cuando se emita el último episodio. Lo de esta entrada va por otra cosa.

Hace unos días soñé que participaba en un capítulo de la serie. Al principio nos conocíamos House y yo y acabamos liándonos. Luego acabó siendo mi doctor. Yo tenía una especie de poder, tenía premoniciones sobre lo que me iba a ocurrir, pero no hacía nada por evitarlo. Por ejemplo, sabía que me iba a caer de una colina y aún así seguí andando. Me di una buena hostia, así que acabé en el hospital. Al salir, iba por la calle y había un señor con un dóberman, me detuve y le dije a mi acompañante: Ese perro va a morderme en la yugular. Y efectivamente, así lo hizo. Yo me desangraba, pero no moría. Volvía otra vez al hospital. Mi caso era fascinante en todos los sentidos y ¡qué cojones! me había liado con House y eso lo hacía más interesante para él.