21 ago. 2010

El lobo y el cordero

Un corderito recién nacido bebía en las aguas de un limpido arroyuelo. Un lobo que acertó a pasar por allí, le dijo lleno de rabia:
-Quien te dio permiso para beber de mi arroyo?
-Señor- contesto el inocente- , que vuestra majestad no se encolerice y que mas bien considere que si bebo de esta corriente lo hago lejos de sus dominios.
Viéndose el lobo chasqueado, insistió:
-Por otra parte, tu hablaste mal de mi el año pasado
-¿Como podría haberlo hecho, si aun no había nacido? - replico el cordero
-Si no fuiste tu, santurrón desvergonzado, fue tu hermano o alguno de los tuyos. Además aunque te defiendas no dejare de comerte.
Y dicho esto, arrojando espuma por las fauces agregó:
-Es preciso que me vengue de una vez por todas. Y arrastrando al corderito al bosque lo devoró


La mejor defensa de nada vale para el malvado decidido a practicar el mal

5 comentarios:

  1. carlos ya sabes quien23 de agosto de 2010, 12:33

    siempre tan acertadas tus fabulas.

    un beso

    ResponderEliminar
  2. A ver, no sé si lo he entendido bien...

    ¿La fábula es que si alguien está dispuesto a hacer daño, no se puede hacer nada por evitarlo?

    Si es así, vaya fábula tan rara... No sé, un poco pesimista y desesperanzadora, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. carlos ya sabes quien24 de agosto de 2010, 16:50

    no, yo creo que lo que quiere decir, es que la gente que es mala no necesita ninguna excusa para hacer el mal, simplemente lo hará aunque no haya motivo; así lo he entendido yo

    ResponderEliminar
  4. Eeeeeeeeeefectivamente, es lo que dice Carlos. Si no, como dices... sería una mierda de fábula, las cosas como son XD

    ResponderEliminar
  5. Pues sabes lo que te digo? que aunque no sea muy fan de la caza, igual nos viene bien un rifle y el lobo a tomar por culo... jjjjjj ;)
    Muacks!

    ResponderEliminar