24 oct. 2010

Soy becaria


Absténganse de hacer comentarios jocosos con el título de la entrada. Pero sí, soy becaria... como la Lewinsky (que curiosamente, también estudió psicología). Y bien orgullosa que estoy. Es una oportunidad que pocos tienen y yo lo he conseguido.

Todo comenzó con un correo que nos mandó "Aula Jóven" del COP (Colegio Oficial de Psicólogos). Yo desde el año pasado estuve participando en las sesiones de clínica y social. Algo que me convertía en un ser superior al resto de mortales ya que estaba moviendo mi culo de negra para hacer algo más que asistir a clase solamente. Algo dentro de mi me pedía más. Y llegó.

Estaban buscando a becarios para distintos cursos y jornadas. Miré la lista y enseguida supe dónde debía estar; curso de experto en psicoterapia con niños y adolescentes. Así que enseguida mandé mi pobre currículum por si tenía suerte y me llamaban. El curso empezaba el 1 de octubre, se acercaban los días y no tenía noticias. Esta vez sí que perdí toda esperanza y estaba segura de que no me iban a llamar. Pero sorprendemente el 29 de septiembre suena el teléfono en mi casa sobre las 11 de la mañana y hablo con ellos. Me dicen que me han elegido y que me pasase el día siguiente por el COP para explicarme un poco mis funciones y firmar el contrato. Dios mío... "mis funciones", ¡un contrato! estaba que no me lo creía. No me imaginaba cómo podría ser. Y por supuesto, estaba contentísima.

Me pasé al día siguiente muy puntual y conocí a Patri y Jose, que trabajan allí en la sección de Formación. Ella es una chica encantadora, que me lo explicó todo muy bien me tranquilizó y dio ánimos. Él es un señor muy simpático y muy cachondo que decía que se cortaba porque no quería asustarme el primer día, pero que ya le iría conociendo. Me presentaron a Miguel C. que es el responsable del área de formación y por último a mi "jefe" José F. R. Me asustaron con un comentario que dijeron entre ellos de que José era muy exigente, pero se referían a trabajo... no como persona. Porque me ha resultado un hombre muy cercano, amable y educado.

Me dio dos libros que tenía que leer, y sobre uno de ellos hacer un trabajo. El libro es bastante hermoso, sobre la teoría del apego. Con hermoso quiero decir que es un tochaco. A todo esto, me preguntaron mi edad y en qué curso estaba. Resulta que para ser becario tienes que ser de último curso, es un requisito que no habían dicho anteriormente. En ese momento se me paró el corazón. Pero Patri arregló las cosas diciendo que no tenía que ser un problema, que me podrían guardar el título y dármelo el último año. Además que "ya que estaba allí" dijeron...

Así que la cosa se arregló y lo que hicimos fue trasladar unas cosas a una sala que habían alquilado a un hotel que estaba cerca porque en el COP no había aulas vacías. Ahí daríamos la clase los dos primeros días. Tenía muy buena pinta. El curso sería dos viernes por la tarde y dos sábados todo el día al mes. Hasta julio. No me pagaban, pero haría el curso gratis que son unos 1.300 euracos. Mis funciones basicamente eran ser la delegada de la clase. Encargarme de encender el ordenador, el proyector, poner agua al ponente, pasar lista, hacer que me firmen los otros ponentes del curso... y ser como una intermediaria entre el COP y los alumnos.

Así que comenzó el curso, y nos dieron unas carpetita muy cuca con separadores, con un CD con apuntes, con folios y hasta un boli. El primer día se hizo la presentación, dimos clase y al final nos reunimos todos en círculos para presentar a nuestro compañero de al lado. Somos unos 34 alumnos y yo soy la más jóven de todos porque ellos ya están trabajando, han terminado la carrera, o han hecho o están haciendo un máster.

Qué más puedo decir, que ya ha pasado el primer mes y estoy encantada porque ya en 4 clases he aprendido más que en 3 años de carrera. Estoy segura de que me va a aportar mucho este curso y esta experiencia.

22 oct. 2010

Festival de series

Entre los días 21 y 24 de octubre se celebra el II Festival de series de Madrid en el Círculo de Bellas Artes. Se han organizado varios eventos y actividades para estos días y uno de ellos fue un merecido Homenaje a Perdidos que por supuesto no me iba a perder. Ya me conocéis, estoy en todos los saraos...

Había que recoger unas entradas para poder asistir. Mi querido Jaime fue a por ellas, y como formamos un equipo formidable allá que fuimos los dos. Nos presentamos mucho antes de la hora, para pillar buen sitio. Nos fue imposible porque nos estuvieron mareando con el lugar donde se celebraba el acto y cuando ya supimos donde era, había una cola del copón. Entonces, vislumbré a un twittero que estaba al principio de la cola. Es un chico muy bonico con el que he hablado bastante, le reconocí enseguida así que fui a hablar con él. La presentación fue un poco ridícula "Hola, soy Chichinabesca" por unos segundos, él se quedó aterrorizado pero me reconoció. Y nos quedamos con él. Majísimo.

Cuando por fin abren las puertas, eso era peor que las rebajas del Corte Inglés. La gente se tiró a la puerta y ahí entraba el que más empujones conseguía dar. Eramos tantos que perdí de vista a Jesús... y Jaime y yo entramos como pudimos. Conseguimos unos preciados asientos en la segunda fila. Estábamos MUY cerca, demasiado. Empezaba a ponerme nerviosa, porque no lo he dicho antes pero asistirían al evento Jack Bender y Nestor Carbonell.

18 oct. 2010

Comienza el curso

Comienza el curso y mi cuarto año de carrera. A mi me gusta decirlo así. ¿Os dais cuenta? Cuatro años... si es que ya he pasado el ecuador, estoy más cerca del final que del principio. En teoría me quedaría un año, pero todos sabemos que se convertirán en dos si son pequeños. ¿Es acaso un problema? Qué va, no me preocupa en absoluto. Si tienes claro que quieres acabar algo, da igual el tiempo que tardes.

Lo que sí me preocupaba era no aparecer en la orla con mis amigos. Pues vaya preocupación de mierda, pensaréis... pero es que me hace ilusión. Me han informado de que no hay problema con eso. Aunque no nos licenciemos juntos, haremos las fotos el mismo año. Tiene que ser toda una satisfacción personal verte con esa cosa morada y el gorrito. Y además que tu familia lo exhiba con orgullo en medio del salón.

Pero para eso todavía queda mucho tiempo. Voy a centrarme en mis espectativas de este año y a contaros un poco el comienzo del curso. Me tocó ser la última en hacer la matrícula, por cuestión de apellido. Empezaban por la J y yo soy la I por lo que ya me empecé a mentalizar de que me tocaría turno de tarde. Osea, estar sola. No me triunfaba mucho la idea, pero hasta el último día guardé esperanzas... Pero efectivamente, no había ni una mísera plaza para ninguna asignatura por la mañana.

Por lo menos pude elegir el grupo de tarde que quería. Algo que me animaba era que no tendría clase los viernes, aunque tuve que cambiarme de grupo en dos asignaturas para conseguirlo. Y me vino estupendamente por algo que ya os contaré en la próxima entrada. No sé cómo hice la matrícula, porque era un caos el metanet... pero sé que la hice bien porque no me han llamado, y además no he tenido que ir a reclamar nada tampoco. Un alivio, eso que les ahorro a los de secretaría. Porque yo no dejaba de ver día tras día una cola inmensa a todas horas.

Mi primer día de clase fue un ADV total, porque creía que tenía clase a las 4 pero no, resulta que era a las 6. Estuve dos horas haciendo tiempo y ya me metí en el aula. Os recuerdo que estaba sola, no conocía a nadie. Estaba como una niña pequeña el primer día de cole. Muy nerviosa. Tenía que volver a hacer amigos, ¡pero si yo ya estoy muy mayor para eso! Me senté al final y me dediqué a observar a mis compañeros. Para decidir cuál merecía ser mi amigo y cuál no. Ahí estaban, hablando entre ellos felices y yo sin acercarme. El profesor tardaba mucho así que me armé de valor para preguntarle al muchacho que tenía delante. Me dijo que no iba a venir. Intenté conservar mi dignidad y le agradecí la información. Me fui, porque esa era mi única clase. Había ido para nada. Pero eso no es lo peor, cuando estaba en la cola del autobús me di cuenta de que me había dejado la chaqueta en clase. Fantástico.

Fue un comienzo bastante penoso, pero eso no significó nada. El lunes vuelta a empezar y pintaba muy bien la cosa. Profesores majetes, asignaturas interesantes y buenos compañeros. Tuve la suerte de sentarme al lado de Miriam y empezar así una nueva vida social dentro de clase. Después llegó Andrea y también Itziar. Creo que formamos un buen equipo.

También tengo que decir que el turno de tarde no es tan malo como lo pintan. A mi me está gustando mcuhísimo. Porque no tengo que madrugar, siempre duermo lo que necesito y así nunca llego tarde a clase. Eso es algo que siempre me pasaba, porque me cuesta muchísimo levantarme de la cama y además el metro nunca ayuda. Si había algún día que me despertaba antes de la hora, no se notaba porque se paraba el metro y llegaba tarde igualmente. Esto es así. En cambio, por la tarde el metro siempre va bien y lo más importante VACÍO. Por las mañanas me resultaba insportable tener que estar siempre de pie y no sólo eso sino que también rodeada de gente que no me dejaba ni respirar. Ahora siempre encuentro sitio y sólo tardo una hora en llegar a la facultad. No hay colas para el bus, ni en reprografía, ni en la cafetería... es maravilloso. El turno de mañana está sobrevalorado. Eso de "es que no se aprovecha la tarde"... pero ¿alguien se lo cree? ¿quién hace cosas de provecho después de clase? Lo que haces por la tarde lo puedes hacer por la mañana perfectamente. Sí o qué ¿o qué?

10 oct. 2010

Concierto de Brandon Flowers Vol. 2

Fue un comienzo super puntual y a las 10 aparecieron los músicos. Confundimos Sandra y yo a uno de ellos con Brandon, y ya nos pusimos nerviosísimas. ÉL aparecería unos segundos más tarde. La gente se vuelve loca, grita y aplaude. Comienza la música, suena On The Floor:



No sabría describir exactamente ese momento. El corazón me latía a mil. Le tenía delante de mi, le veía perfectamente, era lo más cerca que había estado de él. Era enormemente feliz. Empecé a sentir algo en el pecho, y me puse a llorar. Menuda histérica pensaréis, pero no. Era un llanto tranquilo, de felicidad... se me caían las lágrimas de poder estar viviendo ese momento. Además, precisamente esa canción me pone la piel de gallina.

Empieza fuerte el concierto, aunque la canción sea más bien lenta. "¡Buenas noches!" nos dice y continúa con Crossfire como podéis ver en el vídeo anterior. El muchacho es de pocas palabras, no habló mucho pero estuvo super atento a su público. No paraba de moverse, de dedicarles sonrisas a los afortunados de la primera fila, miraba hacia arriba y nos señalaba. A mi me parecía que animaba mucho, esos detalles se notan.

Supo muy bien cómo alternar las canciones para que no se hiciese demasiada lenta la noche. Si habéis escuchado el álbum Flamingo sabréis que se trata más bien de unas melodías más suaves, algo a lo que nos tiene muy poco acostumbrados The Killers. Pero tengo que deciros, que el disco cantado en directo gana muchísimo. También hay que resaltar el trabajo de los músicos porque le dieron muchísima fuerza a las canciones y sonaron fenomenal. La voz de Brandon, impecable como siempre. Todo eso sumado da igual a un resultado fantástico.

Sonó la canción Magdalena con mucho ritmo y que gustó bastante. Después llegaría el cover de Kim Carnes, su Bette Davis Eyes. Me pareció increíble y una grandísima casualidad que eligiese precisamente esta canción. Lo digo, porque inevitablemente me recuerda a una persona que ya no forma parte de mi vida. Esta canción me hacía daño. Algo que al principio no me gustaba que había hecho, resultó ser algo más que agradecerle a Brandon. Ahora, gracias a él escuchar esa canción va a tener un efecto positivo en mi porque le recordaré a él y recordaré este gran concierto.

Concierto de Brandon Flowers Vol. 1

Llevaba dos meses esperando ese momento, llevaba dos meses con la entrada comprada y bien guardada, llevaba dos meses contando las semanas y los días para ir al concierto de Brandon Flowers.

Me despierto sobre las 10 de la mañana, lo primero que hago es abrir la cortina para ver cómo estaba el tiempo; era una puta mierda (bajona -1). Tengo que añadir que apenas pude dormir esa noche, porque llegué a mi casa a las 3 de la mañana y además tuve pesadillas con el concierto (bajona -2). Me dispongo a escribirle un sms a Anabel para ver si seguía en pie lo de ir a la cola a la 1:30 de la tarde, pero ya me lo mandó ella para decir que mejor quedasemos más tarde... sobre las 4:30. Yo no sabía que hacer... quería ir pronto para coger buen sitio, me empecé a agobiar. Sandra todavía no tenía su entrada y tenía que esperar. No quería estar sola así que le dije que a las 4:30 allí. Me entró a empezar a entrar la paranoia de que no conseguiríamos buen sitio (bajona -3). De los nervios me empecé a encontrar mal (bajona -4). Sí, soy una histérica.

5 oct. 2010

El águila y el escarabajo


Estaba una liebre siendo perseguida por un águila, y viéndose perdida pidió ayuda a un escarabajo, suplicándole que le salvara.

Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga. Pero el águila, despreciando la insignificancia del escarabajo, devoró a la liebre en su presencia.

Desde entonces, buscando vengarse, el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra. Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera, recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro para depositar sus futuros pequeñuelos.

Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo, pero el escarabajo, viendo la táctica escapatoria, hizo una bolita de barro, voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus. Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad, y tiró por tierra los huevos sin darse cuenta. Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos en la época en que salen a volar los escarabajos.

Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.