10 nov. 2011

Día 1. s'Hertongenbosch

Procedo a contaros mis aventuras por tierras holandesas, como ya os adelanté en la entrada anterior. Os recuerdo que llegaba a Amsterdam y tendría que ir SOLA a Tilburg.

Me levanto temprano, me ducho y preparo los últimos detalles. Me llevan al aeropuerto. Os parecerá increíble pero nunca he viajado con Iberia. Conocía el autocheck-in por Carol. Lo experimenté en mis carnes. ES LO PUTO MEJOR. En unos segundos tenía mi billete imprimido y hasta la pegatina que le ponen a la maleta que hay que facturar. Entro y ni siquiera me pidieron pasaporte ni DNI. Cogieron mi maleta, le pusieron eso y pa dentro.

Luego llegaba el registro de seguridad. Había una cola inmensa y delante de mi dos señoras que se paraban para dramatizar su conversación. Mi paciencia disminuía por momentos. Llega una bifurcación y como siempre, voy a la cola que es más lenta. Al pasar por el detector me pitó. Me cachearon, mucho. Que te soben las tetas delante de medio aeropuerto no es muy cómodo.

Compruebo que tengo todo (una vez perdí el propio billete en ese registro, pero eso es otra historia) y voy a la puerta de embarque. Qué maravilla... claro, Iberia mola y sus puertas de embarque están cerca y no tienes que andar 20 min por la T4 como pasa con Royal Jordanian (que somos siempre los últimos monos y nos toca ir hasta el final del aeropuerto, que sabéis que pequeñico no es). Me toca esperar. Sabéis que tengo billete free... que eso es guay pero no tanto porque no tengo derecho de asiento. Vamos, que hasta el final no sé si tengo sitio en el avión o qué. Cuando viajo a Jordania esto no es problema porque como tengo enchufe me sientan donde quiero y tal... pero en Iberia no tengo ese poder. Vamos a subir al avión y cuando pasan mi billete da error. Me acojono, pero me pusieron el asiento a boli. EMPEZABA LA AVENTURA.

El viaje bien, me dormí la primera hora y la segunda se me hizo eterna. Estaba rodeada de gente rubia de ojos azules, y blancos. Muy blancos. Aterriza el avión y sigo a la masa. Estaba en Amsterdam, no me lo creía. Se supone que tenía que coger un tren a las 15:10, pues a esa hora bajé del avión. No pasa nada, salen muchos otros. Ando y ando por ese largo aeropuerto para ir a por mi maleta. Afortunadamente sale de las primeras. Mi próximo destino era la estación de tren que está dentro del aeropuerto. Llego y veo esa estación inmensa. Me quedo parada unos minutos mirando la gente y asimilando dónde estaba y lo que tenía que hacer. Me pongo en marcha y voy hacia las maquinitas para comprar mi billete. Era todo muy complejo y sofisticado. Le pedí a dos españoles que tenía delante que POR FAVOR me acompañasen hasta que comprase el billete. No me hicieron mucho caso, porque había que pagar o con tarjeta o en monedas. Así que fui a la taquilla porque no tenía 17€ así sueltos. Mi primera frase en inglés ¡qué emoción! Con mi billete en la mano me dispongo a buscar el anden. No veía nada... y entonces vi un cartelico y bajé unas escaleras.

Llegué a una plataforma, y empecé a andar por él buscando un cartel o algo donde viniese el recorrido del tren. Nunca ocurrió. Tocaba preguntar. Lo hice y una señora me explicó que no era un tren directo sino que tenía que hacer un transbordo de tren, pero que no estaba segura de dónde tenía que bajarme... que ella creía que era en Utrech. El caso es que yo tenía un papel con lo que tenía que hacer, que me lo explicó Mario y lo saqué de una página web, pero no recordaba que lo tenía. Me dijo la señora que era el próximo tren, así que me subí. Recordé que tenía el papelito y lo miré, no ponía nada de Utrech. Me pongo nerviosa y entonces se subió una señora y al verme con la maleta me preguntó de dónde era. Le dije que era de España, y que estaba muy nerviosa porque era la primera vez que iba y tenía que ir a Tilburg sola. Le enseñé el papel y me dijo que no estaba muy segura y que no sabía si era el tren adecuado. VENGA, HASSSSSTA LUEGO. Me quedé con las patas vueltas y sin saber qué hacer, la señora esta se tenía que bajar pero otra chica que estaba en frente vino a ayudarme. Madre mía, qué majos que son. La chica me lo explicó perfectamente y resulta que IBA EN EL TREN ADECUADO EN LA DIRECCIÓN ADECUADA. Contado pierde, pero fueron minutos de confusión máxima, sobre todo con lo que me dijo la mujer. Ya pude respirar tranquila y disfrutar del paisaje. Y entonces asimilé donde estaba. Vi de todo, prados verdes, vacas, caballos, ovejas, granjas, canales, barcos, puentes, molinos, árboles de todos los colores, globos y hasta un cementerio. Era precioso.

A todo esto, estuve llamando a Mario para preguntarle si iba bien o qué tenía que hacer, que no estaba muy segura. No recibí respuesta, y me llama justo cuando me estaba bajando en s'Hertongenbosch, para hacer el transbordo. No se lo pude coger y le llamé yo, el pobre estaba sofocadísimo porque Mónica (que había llegado antes) y él SE HABÍAN OLVIDADO COMPLETAMENTE DE MI. Y esto es así. Me pregunta que dónde estaba y le dije que estaba en un pueblo innombrable. Mario se asustó, mucho... y me dijo si era Hertongenbosch. Grité un SÍ emocionada, y entonces me dijo que me faltaba poco, que él ya estaba en la estación que había ido en bici corriendo. Pregunté a una chica qué tenía que hacer y me dijo que en 2 min llegaba el próximo tren en dirección a Tilbur Universidad. Así era, esa estación tenía una pantallica como en Renfe y tal. Tardé 20min.

Por fin llego y veo a Mario al otro lado del andén. No sabría describiros ese momento, y menos el del abrazaco que nos dimos. Había llegado sana y salva, y estaba con Mario. Me dejó su bici por si quería subir, pero era altísima y veía que me dejaba la dentadura en el suelo. Por el camino nos encontramos con Moni que venía sofocada pensando que llevaba esperando en la estación una hora. Se disculpo 8000 veces, cuando no había nada que perdonar (afortunadamente). Y llegamos a su residencia. Un sexto piso SIN ASCENSOR. Y mi maleta pesaba bastante. ¿Os acordáis de aquel capítulo de Friends en el que suben un sofá? Pues algo parecido pero menos complicado. Entre los tres cogimos la postura y fuimos subiendo poco a poco. Nos paramos a hablar con un italiano (que nos dio la vida) y llegamos por fin a su habitación.


La estación



Los holandeses y los nombres de sus estaciones



Vistas desde la ventana de Mario




*En el próximo capítulo
Mónica invade el espacio de Martin
Compra en el Albert Hein
Fotos y pompas
Maquillaje
La bici maldita
Fiesta de Halloween
Vuelta a la residencia

5 comentarios:

  1. Debes alegrarte de que te pasaran todos esos contratiempos en el viaje. Estos pequeños inconvenientes, sustos y nerviosismos son lo que nos hace sentirnos vivos :D. Además, siempre son experiencias de las que aprender.

    Cuánta envidia (Sana, eh.) corría por mis venas mientras leía tu entrada. Qué ganas de viajar tengo... xD

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo, con esto de los transportes soy una histérica, más en el extranjero, como es lógico, pero no te creas que en España no me pasa, que la primera vez que me monté en un puto metro sola casi muero (el día que os conocí!!!!). Ahora se me da de puta madre la orientación "metril" esté en el país que esté...lo de los trenes ya es otra historia xDDDDDD

    Ainsssss...estoy deseando que sigas contando, y de volver a recrearme la vista con esas maravillosas fotos de Amsterdam...QUÉ ENVIDIA...tenemos que hacer un viaje guay, nosotras, DIME QUE SÍ, si es London, MEJOR...jajajajajajaja

    MUACS!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que nos regalas una entrada chula después del bajonazo de Coldplay ;)

    Me alegra que ya me hayas contado cosas para no estar tan ansiosa esperando la siguiente entrada. Aún así, pues siempre mola verlo escrito, que una le pone más detalles.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
  4. Sally!!! Joo, como he esperado esta entrada!!! Que ganicas de leerla, me he preparado y todo a conciencia para leerla bien, sin escaparseme nada...

    Esos momentos de desconcierto... imaginate que no se acuerdan de ti, y después de tus confusiones con el tren, legas a la estación y no hay nadie...jajajaja

    ResponderEliminar
  5. carlos ya sabes quien24 de noviembre de 2011, 19:54

    Esto me lo contaste en persona así que simplemente dejo el comentario de que lo he leido jajajajajajajaajja
    un beso

    ResponderEliminar