27 abr. 2010

En fin.

Pues eso, que donde no hay mata... no hay patata.