19 may. 2013

Procrastinación II

Como os comentaba en la entrada anterior, Carlos Arroyo habló sobre 10 formas de luchar contra la procrastinación. Os las resumo y luego paso a hablaros de las que yo he utilizado siempre, antes de saber que esto existía;

  1. Establecer metas. 
  2.  Tomar decisiones y comunicarlas. 
  3. Apoyarse en rutinas positivas para automatizar el trabajo y alejar tentaciones. 
  4.  Romper la barrera del minuto -1. 
  5.  Evitar las tentaciones para evitar los peligros. 
  6. Anotar ideas para expulsarlas de la mente. 
  7. Buscar la cara agradable de lo desagradable. 
  8.  Visualizar los logros deseados para vivirlos por anticipado. 
  9. Evitar los argumentos autoabsolutorios o autopermisivos. 
  10.  Combatir el aburrimiento. 
Y la madre de todos los supuestos: Suprimir las tentaciones electrónicas.



1. Es lo primero que hago. Este cuatrimestre he decidido comprarme una libretita donde ir apuntando todo lo que tengo que hacer, y lo voy tachando cuando lo termino. En la primera página me he dado esta pauta:


Es muy útil, porque yo soy muy de olvidarme de las cosas y siempre me acuerdo en un momento pero se me olvida al siguiente segundo y al final no lo hago. Esto viene bien para mentalizarte de todo el trabajo que te queda y para algo que se llama procrastinación útil; “Para ser eficiente siempre debes trabajar en algo importante que te sirva de excusa para no hacer algo aún más importante.”
Apunto primero lo más importante, que al final es el último que tacho pero mientras he hecho otras que tenía que hacer más fáciles pare evitar la primera. Y funciona.

2. Esto es lo más efectivo para mí. Cuento lo que tengo que hacer, y de alguna manera hago partícipe a la otra persona, y así cumplo con mi palabra. Porque si no lo hago, me sentiría mal o me dejaría en evidencia delante de esa persona y para evitarlo, me esfuerzo en hacer lo que he prometido.
(Aunque puedes encontrarte con personas como mi amiga M. que siempre me dice que no pasa nada si no hago las cosas en su momento y al quitarme ese peso de encima, no las hago... jajajaja)

3. Lo he intentado y nunca he conseguido una rutina. A ver, rutina tienes porque así es la vida, ir a clase, prácticas, etc… pero mi tiempo de trabajo soy incapaz de organizarlo de una manera concreta.

4. Amigo, si rompiese la barrera del minuto -1 no tendría este problema. Ya sé que debo superar ese momento pero ¿cómo lo hago?

5. Fácil de decir, difícil de hacer en mi opinión. Está claro que hay que evitar las tentaciones… aunque pensar en ellas de otra forma a mi no me funciona.

6. Esta nunca me la había planteado y me gusta. Lo intentaré.

7. Una muy evidente, y muy difícil también. Autoconvencerse de algo que realmente no crees (porque hay cosas a las que es imposible sacar algo bueno) a mi me resulta imposible.

8. Esta sí que la practico y es peligrosa. Porque visualizar por anticipado el logro a mi me motiva muchísimo, pero si estoy atascada en algo y no puedo verle un final feliz, me desanimo y no lo termino. 

9. Este es de relleno, como el punto 4. Que alguien me explique cómo evitar los argumentos autopermisivos.

10. Si estoy procrastinando es porque la tarea me parece aburrida, y no sé cómo hacer para que no me lo parezca.

Sobre suprimir las tentaciones electrónicas, una maravilla. Ahora estudio en el salón, porque así no tengo el ordenador a la vista, y sí estoy a la vista de mi madre que hace que me centre más... El móvil en silencio, que sólo miro en los decansitos que hago.  


En fin, esta es un poco mi experiencia. Me podéis contar la vuestra, o los trucos que utilizáis y cómo lo veis, lo que sea.

4 comentarios:

  1. Jaja, soy lo peor. Conforme estaba leyendo la lista, me estaba dando pereza sólo de pensar en ponerme a seguir esos consejos xD.

    Ya para lo que me queda de carrera (Una semana de clase y luego exámenes finales) no voy a cambiar mi acttitud, pero para lo que sea que haga en el futuro, tengo que ponerme las pilas o sino no llegaré a ningún sitio.

    A mí hasta ahora lo único que me funciona es el miedo. En serio, cuando se acerca una fecha límite y veo que no me va a dar tiempo a terminarlo, me entra pánico, y me da un subidón de adrenalina o algo que hace que me concentre un montón. Lo malo es que a veces es demasiado tarde. Y que lo paso fatal, también xD.

    Tienes razón en que hay algunos de esos puntos que son de relleno, vamos. Por cierto, ¿qué es lo del "minuto -1"?

    Por cierto, ojalá escribas algún día un libro sobre la procrastinación. Entre tu propia experiencia y tu interés e investigación sobre el tema, seguro que te saldría genial :D.

    ResponderEliminar
  2. Según pone en el artículo:

    Romper la barrera del minuto -1. La verdadera barrera que hay que romper es el minuto anterior a comenzar a trabajar. Ese es el gran obstáculo. Si se supera esa gran barrera inicial, todo resultará más llevadero y se habrá evitado el mayor riesgo de procrastinación.


    MENUDA OBVIEDAD. Es como superar el momento de pereza, YA LO SÉ... dime ¿cómo?


    Entiendo que para lo que te queda no las pongas en práctica XD. Pero para el futuro, lo mejor es lo que he comentado en el punto 1, la procrastinación útil. Es que la lógica es muy buena; hacer cosas importantes para evitar hacer otra más importante XD


    Pues te juro que he pensado hacer el trabajo de fin de carrera sobre este tema. El curso que viene se lo comentaré a mi tutor, y si me da el visto bueno... puede ser muy guay.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que a mí, a veces, también me cuesta eso de romper "el momento de pereza", y no porque sea perezoso por naturaleza, pero en ocasiones, como que te cuesta empezar algo. Y sin embargo, una vez que lo has hecho, te quejas de la falta de tiempo para dedicarlo a lo que quieres, o lo que crees que te haría falta. En ocasiones, tal vez por aquello de que estar tiempo en el paro chafa a cualquiera, no me veía con muchas ganas de nada. Ahora, con un curso de turismo que por fin se acaba la semana que viene -porque estaba más que agobiado, por durar, creo yo, demasiado-, me vienen unas de esas prácticas que no ganas ni un céntimo, y que sabes casi seguro que no te cogerán -porque el mismo profesor te lo dice claro-, y que además tienes que gastar pasta en gasolina -al menos, me digo, que me sirva de algo y aprenda algo útil, porque si no...-, y al tiempo, tengo otras cosas que hacer. Y encima, me busco cosas extras, como hacer una charla en público sobre cómo progrmar un viaje por Tokio -cuando no he estado en Japón en mi vida-, que me costó lo suyo, porque soy un tanto cortado, o prepararme para sacarme un título de japonés elemental -porque es verdad que aquí, sin título, no eres nada; que manía con los títulos, ¡ni que fuéramos libros, y no gente!-, así que a ver si acaba todo pronto, y tengo tiempo para plantearme mi futuro, que me temo que esté un tanto lejos de mi ciudad...
    Un saludo, y enhorabuena por haber decidido seguir con el blog. El mío va como va: a veces me paso mes y pico sin nada, y a veces hago 2 o 3 entradas... la falta de tiempo, otra vez

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias Reddis!
    Esto va por rachas, ahora me veo con más ganas y más temas de los que hablar :) Así que habrá blog durante bastante tiempo...

    Ánimo con lo que te quede de curso! Es normal que a todos nos cueste empezar las cosas que no queremos hacer. El problema es cuando todo lo que hay que hacer no te gusta, como es mi caso en la universidad.

    Yo también soy muy de estar al límite y meterme en cosas que luego pienso; joder... ¿POR QUÉ HABRÉ DICHO QUE HAGO YO ESTA PARTE? (en trabajos en grupos me pasa mucho XD por no sentirme mal o para que no piensen el resto que no hago nada o me aprovecho de ellos)

    Ya que no te pagan, ¡¡espero al menos que te guste lo que hagas!!

    Saludos ;)

    ResponderEliminar