22 sept. 2010

Cap 7-8. El calor y el Ramadán

Bueno, para no saturaros he decidido juntar estos dos capítulos que aunque parezca que no, tienen bastante relación. Porque los he "sufrido" juntos.

Este verano, el ramadán empezó a mediados de agosto. Así que me pilló en Jordania. Yo siempre lo he cumplido, excepto algún año que me coincidía con examenes y mi propia madre me decía que ni se me ocurriese. Sabéis que yo no soy religiosa, y menos practicante... pero no sé, lo hacía por mi madre, para que no tuviese que comer sola. Y porque también creo que tiene un significado bonito, solidarizarse con esa gente que no puede comer, ser generosos y compartir, dar limosna a quienes lo necesitan...

Además sería la primera vez que lo viviría allí. Es muy bonito, la verdad... es diferente. Como aquí con la Navidad, pues allí se crea ese espíritu. Se adornan las casas con luces, se van a casa de los familiares a comer, luego se celebra el Eid... me hacía ilusión vivirlo con mi familia.

Como sabéis, no se puede ni comer ni beber ni mantener relaciones sexuales (aunque vamos, yo de eso como que no mucho XD) hasta que anochezca. Eliminar todos esos placeres... hasta las 8 que se ponía el sol allí. Yo estoy medio acostumbrada, porque en España anochece mucho más tarde y cuando a nosotros nos tocaba cenar a las 6:30 en invierno... ellos ya lo habían hecho dos horas antes (sí, anochece a las 4:30 y es muy depresivo). Pero a lo que no estaba acostumbrada era a ese calor INFERNAL que sufrimos.

Dio la casualidad de que vino una ola de calor inaguantable... en los periódicos aconsejaban que no saliesemos de casa, no os digo más. Ponían que hacía 43 grados, pero os digo yo que era más. O por lo menos la sensación era mucho más. Y bueno, hacíamos vida más bien de noche... pero es que da igual, yo aunque me levantase a las 3 de la tarde...son 6 horas sin comer, SIN BEBER. Porque ahí estaba el problema, a mi comer me da igual, pero el tener que soportar ese calor sin poder refrescarte la garganta, los labios... HORRIBLE.

Algunos pensaréis... pues te podrías meter al baño y beber a escondidas, nadie se va a enterar... Tuve esa idea, creedme, pero no era factible porque allí el agua del grifo no esta limpia y sabe fatal. No paraba de limpiarme la cara, eso sí... y mojarme los brazos cada poco tiempo porque ardían. En casa de mi tía (el palacete) como que lo llevas mejor porque está a las afueras, en el campo, la casa es grande y la compañía inmejorable. Pero en casa de mi abuela que eso ya es el INFIERNO de por si (si vive Satán, no hay otra) no os imagináis si el infierno también está fuera.
No sé si decir que nunca había pasado tanto calor en mi vida, porque en el Líbano lo pasé fatal y con la humedad (a parte de llevar yo TODOS los bártulos y andar sin parar) pero era diferente... porque obviamente me lo estaba pasando bien, en casa de mi abuela eso es impensable. "Bien" y "mi abuela" no pueden ir en la misma frase. Así que imaginaros mi estampa; aburridísima, sin poder hacer absolutamente nada porque no había absolutamente nada que hacer. Viendo la TV pero sin verla porque no ponían nada decente (sólo una hora antes de comer, que ponían "America's funniest home videos" y te reías un rato) y lo mejor de todo SIN PODER DORMIR.

No sé si se nota la desesperación en mis letras, pero creedme que sufrí mucho. Y como prefiero no recordarlo más ni daros la lata con mis quejas, vuelvo al tema del ramadán y lo que me gustaba comer con mi familia. Se hacían unas comidas impresionantes y nos juntábamos todos... estaba muy bien. Aunque no os penséis que nos poníamos hasta el ojete, para nada... apenas comíamos porque teníamos muchísima sed y nos podíamos beber 5 vasos seguidos. Y no había más espacio para la comida. Además, luego si comes mucho te sienta fatal. Nos pasó el primer día, que estábamos ansiosos y no teníamos tanta sed porque no hizo mucho calor (el pueblo de mi padre es muy fresquito) y nos pusimos morados no, LO SIGUIENTE. Encima con una comida un poco pesada que se llama "ships" que es cosaca (mu rico).

Es muy común en ramadán beber zumos de regaliz, dátiles y albaricoque. Esto último también se come en tiras... no sé explicarlo pero está bueno. Pero lo mejor de todo es el "ataef"... de postre SIEMPRE me tomaba dos piezas, una de queso y otra de nueces (la de queso está mejor :P). Las calles vacías por el día, y cuando se acercaba la hora íbamos a comprarlo, nosotras y todo el mundo que iba a casa de sus familiares. No sé, me gustó mucho todo.

El año que viene creo que empieza el ramadán el 1 de agosto, por lo que me pilla de lleno. Este verano sólo lo disfruté 11 días. Sólo espero que no vuelva a sufrir ese calor.


4 comentarios:

  1. Que horroooor! Con ese calor y sin beber nada en todo el día! No había muertes ni nada? :S Como todos los veranos hay noticias de gente que muere de calor pues sin beber nada tiene que ser fatal.

    Yo como veo que aquí la gente joven pasa más de las religiones y teniendo en cuenta que soy una ignoranta total de las costumbres de allí, te pregunto: y la gente joven también cumple el Ramadán?

    ResponderEliminar
  2. Hombre... está claro, que si perjudica tu salud NO LO HACES!

    Quiero decir, por ejemplo... los enfermos imposible, los que toman medicamentos tampoco, si sangras porque tienes la menstruación o simplemente un golpe o una hemorragia nasal, tampoco.

    Esto también es algo voluntario, no te obligan... pero se suele hacer. Los niños tampoco lo hacen, pero los jovenes la mayoría sí. Allí son más religiosos o por lo menos en mi familia.

    Gracias por leerte el tochaco! Jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Con mi comentario quería decir que no, que yo sepa... nadie ha muerto, porque si lo pasa mal pues no lo haces, tampoco pasa nada.

    Esos días que no puedes, puedes aplzarlos y hacerlos en otro momento. Por ejemplo, los días que te dure la menstruación, cuando ya no la tengas "recuperas" esos días y punto (yo de eso ya sí que paso XD)

    ResponderEliminar
  4. carlos ya sabes quien15 de febrero de 2011, 16:20

    joer, es algo tan diferente a lo de aquí, que resulta curioso, pero al fin y al cabo es muy parecido a navidad solo que sin la parte de no beber y comer, pero te reunes por la noche, cenas, llevas cosas a casas de familiares...
    La verdad es que es una faceta muy bonita del ramadan que por desgracia nadie conoce.

    ResponderEliminar