23 sept. 2011

La bondad de Aída

Hoy hemos ido Aída y yo juntas, de la mano, a entregar nuestras respectivas matrículas. Bueno, de la mano no... pero hubiese molado.Y hubiésemos parecido bollers, como se pensó un señor en el autobús. Os explico; este hombre nos dejó pasar primero y luego se sentó justo delante de nosotras. Yo ya notaba en su mirada que no era una persona normal. Y mi instinto de psicóloga no me falló. Estábamos conversando tranquilamente y riéndonos y entonces nos dice:

-¿De qué estáis hablando?
-¿QUE DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO? PUES A USTED QUE LE IMPORTA TARADO DE MIERDA

Esa hubiese sido mi respuesta, pero os recuerdo que iba con Aída así que ella le contestó amablemente. Tengo que decir, que Aída hizo un gesto de "cortar" y el señor dijo:
-Es que como he visto que has hecho la tijera...
-¿QUE HA HECHO LA TIJERA? ¿PERO QUÉ COJONES...? EHH... MÁRCHESE ¿VALE?

Pero vuelvo a recordaros que estaba con Aída. Le dijo que hablábamos de cosas que es mejor no contar a la familia. Entonces, ella hizo como que la estaban llamando y tuvo una larga conversación FICTICIA. Que hasta yo me creí. Yo la miraba, para no mantener un contacto ocular con el peculiar hombre para así no tener que hablar con él. Pero yo se la sudaba, quien le interesaba era Aída. Bueno, pues NADA MÁS terminar la conversación le dijo:

-Estabas hablando de un chico... ¿a que sí? Yo creo que hablabas de un chico
El hombre no podía aceptar el hecho de que fuésemos pareja y le decía eso con un tono desesperado. Aída se lo confirmó. Que de eso era de lo que no le podía hablar a su familia (se lo estaba inventando). Bueno, pues él deseándola suerte. Fue el trayecto más largo de mi vida. Él se bajó antes, afortunadamente.


Pero ahí no acaba la cosa, porque Aída tiene un don para que se acerquen a hablar con ella desconocidos/desequilibrados. Llegamos a su facultad y como son más guays que en la mía pues tenían un estante para informar a la gente. Mientras Aída rellenaba el sobre que había que entregar, una señora teñida de rojo pasión con poco pelo estaba hablando con la chica de información. Que tampoco sabía demasiado porque llegó un punto en el que le dijo:
-Mire señora, no conozco a los profesores NI SIQUIERA SÉ INGLÉS.

Entonces, Aída como la bondad que es le habló de una buena profesora que tuvo ella en "sintaxis I". Intentaré ser fiel a la conversación:

-Pero ¿entonces da sintaxis I? Es que no sé si tengo la I o la II
-Pues eso lo tiene que saber usted
-Es que es a la 1 la clase, y no sé si va por apellido
- No, señora
-Pero es que soy la V
-Que no va por apellido
-Pero ¿entonces es buena esa profesora?
-Sí, si no se le da bien sintaxis ella es la mejor
-Ah, no, no se me da bien. Pero es que no sé si es la I o la II la que tengo que coger
-¿En qué curso está?
-En quinto
-Pues es o de 2º o de 4º
Aída se pone a hablar con un compañero suyo, la señora interviene:
-Pero eso es de sintaxis I ¿no?
-Señora, estamos hablando de otra asignatura
-Ah... y oye es que la clase es a la 1 pero no sé si tengo la I o la II
-.......
(Todo lo anterior en bucle)
-Y oye, pero ¿qué horario tiene?
-No lo sé, mírelo ahí en el tablón
-Y ¿sabes qué aula es?
-No, mírelo en el tablón
-Pero espera, ¿me lo puedes mirar?
-Aula 415
-Pero entonces no va por apellido ¿no? Es que soy la V
-¡NO!
-Pero una cosa....
-Señora, tengo que entregar este sobre
-Ah bueno, muchas gracias.

Y es que amigos, aunque seas la bondad se te acaba la paciencia. Estas cosas sólo le pasan a ella, en serio (como cuando un señor nos dijo que le gustaban los chochos peludos, para tener bigote). Y nada, luego estuvimos huyendo de ella por toda la facultad. Y eso.

7 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA...

    ESTOY LLORANDO DE LA RISA...

    En serio, Dobby lo está flipando aquí conmigo (sí escribo en clases, pero es que tiene que hacer un dibujo de el cuerpo humano y poner las partes en inglés, que por cierto estaba obsesionado con el culo...).

    Yo lo de los señores de autobús es que no puedo, si ya soy antisocial de por mí, estas cosas me hacen serlo aún más, a mi hace poco se sentó a mi lado en el autobús, iba con los cascos, pero al tío se la sopló, me dio golpecitos en el hombro para establecer una conversación conmigo, y como no, como todos los señores mayores, terminó piropeando que yo ya no sabía donde meterme ("es que vas ahora a la playa y ves a las viejas con el bikini y dan vergüenza ajena, pero ves a una chica guaaaapa y jooooven como tú y la cosa cambia...) Al final me deseó suerte para que encontrara trabajo...
    Aída es demasiado buena, por eso la adoramos, quitando a Carmen creo que no conozco a NADIE que sea tan buena como ella, yo quiero una para traérmela a casa.

    Y de la conversación IRREAL, porque lo es, de verdad, ni sé qué comentar, porque la mitad me lo he perdido por las lágrimas de la risa.
    ¿Tú cómo has aguantado la risa? Yo no hubiera sido capaz...

    MUACS!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues eso, que creo que sé quién es... y más de uno también xD pobrecita, no sé cómo sigue estudiando. Cuenta una leyenda que le pidió un trabajo (de sintaxis creo que fue) a un chico para "mirar más o menos cómo tenía que hacerlo" y se lo acabó copiando entero. Cuenta la leyenda que la profesora suspendió al chico...

    ResponderEliminar
  3. Joder, que cosas os pasan jajaja! El hombre tenía ganicas de ligar con una jovenzuela.

    Ains las típicas señoras que no se enteran de nada, están en el mundo porque tiene que haber de todo (alomejor yo llego a ser una de ellas! Jaja)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco soporto a los del autobús... porque yo sí que soy antisocial. Así me va y no ligo nunca porque cada vez que se me acerca uno le muerdo casi.

    Sobre la señora, me reí.... VAYA SI LO HICE, de hecho me tuve que alejar y dar la vuelta, porque es que era para verlo. Parece exagerado pero NO LO ES. En serio que era así.


    Eddie, JO-DER... En mi facultad también pasó algo así, pero ni leyenda ni hostias. Que pasó en mi clase. La gente es lo peor.


    Montse, yo es que me preguntaba lo mismo y lo hablé ayer con Carol. ¿Qué clase de abuela seré? XD Por Dios... espero no convertirme en eso (o al menos no tener ese pelo xD)

    ResponderEliminar
  5. No había leído tu blog hasta hoy (creo). Pero me encanta!!! Espero seguirlo como sigo el de Aída.

    De hecho, que sepas que Aída te hace publicidad. Porque resulta que la señora esa está en nuestra clase de Poesía I y me preguntó una cosa. Cuando yo contesté y luego hice como que ya no tenía ganas de contestar más, me dijo Aída:

    -No has leído el blog de... (no pongo tu nombre porque no sé si lo tienes anónimo xD) ????
    -No. -
    Es que nos pasó una cosa con esa señora el otro día...

    Y de ahí a que lo esté leyendo.

    Besitos maja!!!

    PD: la música es la polla

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues me deja comentar tarde, pero casi mejor porque así puedo dejar constancia de que el lunes hicimos Marta, Ana y yo la presentación de Poesía y LA SEÑORA en tercera fila empezó a decir que no me oía. Y YO MEDIO AFÓNICA. Eso sí, Celia, que estaba al final del todo, sí que me oía. Me lo explicáis.

    En serio, qué pesada. Todo el mundo huye de ella.

    Y por cierto, el comentario de Edward... jajajajaja vaya con la leyenda.

    ResponderEliminar
  7. carlos ya sabes quien23 de octubre de 2011, 12:09

    jajajajajajajajaja me parto, yo a los pesados de autobus los largo bien rápido pero es que a quien se le ocurre tener una conversación falsa por movil? jajaajaajajajajaajaaj ese señor quería detalles íntimos con los que poder tocarse, no diré más...
    En mi clase también había dos viejunas, una que era más motivada que todos los demás juntos y más pringada también y la otra que era lenta de cojones, te preguntaba las cosas como 200 veces y después, al profesor jajajaajaj malditas!
    un beso!

    ResponderEliminar